¿Por qué somos violentos? 5 prácticas para regresar a nuestro estado natural

¿Por qué somos violentos? 5 prácticas para regresar a nuestro estado natural

Por Marteen Zárate

Por que somos violentos.001

La teoría, psicología, escrituras espirituales (y a veces hasta la lógica) nos dicen que nuestra naturaleza es pacífica.

Cuando vemos a un bebé dormido nos enternecemos de la quietud que nos tansmite. A veces usamos la  la frase “dormí como un bebé” cuando recuperamos nuestra energía a través de un sueño reparador. Qué influye para que esto cambie y un nos transformemos en seres agresivos? No solo me refiero a matar a alguen sino a ser violentos con nosotros mismos, juzgarnos o ser agresivos con la naturaleza.

Cuando venimos a este plano seguro que hay conocimiento previo, algunos lo llaman karma, otros genética (está el ejemplo del niño que desde pequeño es hábil para la danza o canto con un mínimo de esfuerzo), lo que es definitivo es que ya hay algo previo pero esto previo no es el SER sino un conjunto de cualidades que hemos venido adquiriendo con el tiempo y lo llamamos personalidad. Sin embargo depende mucho lo aprendido en esta vida para continuar con la cadena de conocimientos lo cual puede ayudar a la evolución o detenerla.

A comienzos de la década de 1960, el psicólogo Albert Bandura realizó un experimento clásico sobre aprendizaje y agresión…
El experimento demuestra que los niños aprenden conductas agresivas por la pura observación de los demás.

De pequeños (en las últimas generaciones) hemos estado expuestos a juegos de video violentos, películas, programas de televisión, ruido y en muchos casos hay agresiones en casa (maltrato animal, al medio ambiente, etc). Aprendemos que si compramos algo y nos dan “feria de más” es algo digno de aplaudir y no nos enseñan a regresar el cambio, que si fumamos  y tiramos las cenizas en el piso está correcto, que si  encontramos una moneda en el piso ya es nuestra y no de alguien más, que burlarse de la desgracia ajena está bien pero cuando nos toca a nosotros si alguien se burla es malo. Aprendemos que ver una piratería no tiene nada de malo y que hasta es algo provechoso, que cazar un oso está mal pero matar una vaca está bien.

Aún así muchos pequeños optarán por estar tranquilos y pacíficos. Otros tenemos que comprender bajo otros métodos que el estado natural de tranquilidad y paz es el más apropiado y aprenderemos que tenemos que cultivarlo.

Se dice que fuimos hechos a imagen y semejanza de lo Dios, que el SER es permanente, que no cambia y que su naturaleza es ser dichosos, en yoga lo llamamos SAT CHID ANANDA que es Existencia, Conocimiento y Dicha Absolutos.  Si es así, seguro podemos involucionar y regresar a nuestra propia naturaleza (aún hay esperanza!).

“En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos (Mateo 18, 13)”

Así como se aprenden las conductas de agresión podemos re-aprender (y enseñarles a nuestros hijos) a adquirir nuevas conductas (samskaras) a través de la práctica. Inclusive se ha demostrado que desde la gestación los niños desarrollan conductas como el gusto por ciertos sabores en la comida influenciados por la madre.

La No violencia es algo que podemos practicar diariamente, a pesar de cualquier característica de la propia personalidad se puede transformar a cualquiera a un estado de no violencia.

Hemos notado que las siguientes 5 prácticas  pueden ayudar regresar a nuestra propia esencia de no violencia, tomando en que todas las acciones, palabras y pensamientos dejan una consecuencia.

1. YO SOY EL JEFE DE MIS PENSAMIENTOS. Podemos autoregular nuestras emociones a través del pensamiento, la respiración es la clave de la claridad mental. Controlando la mente podemos incrementar nuestra concentración para todos los siguientes puntos. Si no controlamos la mente seguiremos nuestros hábitos de forma inconsiente.

Training Intensivo 2016

2. VEO EL LADO POSITIVO DE LA VIDA. Donde ponemos nuestra atención, eso se hace más grande. Cuando exista algo que no nos gusta tenemos el poder de hacer un giro a nuestra mente y enfocarnos en las cosas lindas que tiene en su vida. Aumenta la tolerancia y disminute los tiempos de frustración.

3. NO PASA NADA, SOY AMABLE CONMIGO. Somos una máquina de hacer juicios, cuando cometemos un error o hay un accidente pensamos mál de nosotros mismos y otras veces nos decimos “soy bien pen…” esas palabras y pesamientos quedan grabadas. Debemos cultivar un diálogo amoroso con nosotros mismos, evitarnos juicios negativos hacia nuestra persona, de lo contrario no comprenderemos nuestra naturaleza amorosa.

tato

Aún en las situaciones que aperantan violencia podemos permanecer en paz a través de la ecuanimidad mental.

 

4. ELIJO PALABRAS, ACCIONES Y PENSAMIENTOS POSITIVOS. Sabemos todos que todo tiene una conseuencia, palabras violentas generarán respuestas violentas. Igualmente sucede a nivel pensamiento o acción. Debemos procurar externar palabras positivas. Si no hay nada positivo que agregar probalemente el silencio será nuestro mejor aliado.

5.YO SOY PAZ. Reconocernos como el único proveedor de nuestra paz. Identificar a la respiración como su herramienta para proveernos de un estado de tranquilo y en calma el mejor estado para realizar cualquier tipo de actividad. Fortalece la toma de decisiones y su empatía con el mundo que lo rodea.

Esta lista “no exhaustiva” intenta repetirlas en silencio o en voz alta, observa en tu día a día en qué momento las puedes poner en práctica! Si no lo puedes hacer el primero aplica la #3. Disfruta tu jornada!

 

yogimindsforkidssadhakyoga

FUENTES:

MANUAL YOGIMINDS FOR KIDS – SADHAK YOGA

http://www.guiainfantil.com/blog/embarazo/en-el-embarazo-se-transmite-el-gusto-por-la-comida-de-la-madre-al-bebe/

BLOGS ANTERIORES:

12 Hábitos que acabarán con la depresión y su relación con los neutotransmisores

Diplomado en Filosofía de Yoga

Solicita tu clase Sadhak Yoga

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.