Por: Marteen Zárate

El aprendizaje es un proceso a través del cual se modifican y adquieren habilidades, destrezas, conocimientos, conductas y valores. Este proceso comienza desde siempre y concluye hasta el último momento, sin embargo a veces usamos una venda en los ojos para no ver que el proceso es interminable y ocasionamos dolor a nosotros mismos y a quienes están a nuestro alrededor.

“Cuando una persona aprende a caminar, esta habilidad se instala para nunca dejar de hacerlo y sus movimientos son perfectamente normales. Cuando se aprende a montar en bicicleta pasa lo mismo. Y si más tarde aprende a manejar un automóvil, puede hacerlo con cualquier modelo o tamaño y no deja de hacerlo con naturalidad.

El cerebro humano contiene billones de conexiones neuronales, las sinapsis, cuyo patrón de actividad controla nuestras funciones cognitivas.”

A veces sentimos que lo sabemos todo… pregúntate si has aprendido lo siguiente:

  1. Vivir sin miedo
  2. Dejar de quejarte
  3. No culpar a los demás de lo que es tu responsabilidad
  4. No mentir
  5. Aceptar (realmente) a todos
  6. Valorar lo que tienes….

Cuando estamos pequeños, no sabemos comer, cómo protegernos, ni ir al baño y menos hablar o defendernos. En ese momento estamos abiertos al aprendizaje y disfrutamos sin juicio. Luego vamos creciendo y vamos creando una barrera que nos impide avanzar. Esa barrera es la manifestación del ego, cada vez que decimos “no, porque no me gusta” ó “sí, porque así lo digo yo” estamos cerrando las puertas del aprendizaje y dando cabida a la ignorancia.

A lo largo del tiempo, el no aprender las lecciones que nos presenta la vida oportunamente nos va dejando un vacío y un encarcelamiento que es más difícil de romper.

Cuando hacemos yoga, realizamos al comenzar un mantra que llamamos “el mantra del estudiante” que nos enseñaron nuestros maestros de India, para establecer la idea de la necesidad de aprender y así mismo la de no hacerle caso al sentido del “yo”.

“Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes”. Filipenses 4:9

Uno de los impedimentos principales para el aprendizaje se manifiesta cuando hay enfermedad, flojera, desgano, incredulidad, entre otros. Un día cuando aprendimos a hablar, no teníamos juicio sobre si lo hacíamos bien o mal, simplemente practicábamos. Puedes el día de hoy entrenar eso que quieres lograr sin hacer un juicio?

La clave de la transformación es entonces: Practicar (entrenar) y Desapegarse (evitar juicios sobre el resultado).

Cuántas veces hay que practicar para que el proceso de aprendizaje se manifieste? probablemente muchas veces así cuando aprendimos a caminar primero gateamos, luego intentamos agarrados de las paredes y nos caímos varias veces. Seguido les platico en mis redes sociales cuántas veces he practicado algunas posturas, algunas 1 año otras 10 o más. No importa cuántas veces y no te compares con los demás. De igual forma he tenido que practicar decir “te quiero” y a pedir “perdón”, es un proceso muy gratificante.

“abhyasa vairagyabhyam tat nirodhah – debido a la práctica y ausencia de apego, se pueden controlar los patrones mentales” Yoga Sutra 1.12

“Si bien es cierto que la sinapsis es un agente vital de desarrollo de la estructura cognitiva, este proceso está siendo superado por un nuevo descubrimiento. Se trata del aislamiento neuronal que se comprueba por tres fenómenos:

-Primero, todo lo que sucede en el cerebro responde a diminutas señales eléctricas que se transmiten a través de cadenas neuronales que integran los circuitos de fibras nerviosas.

-Por otro lado, existe una serie de eventos que hace que se produzca una sustancia muy preciada que recubre esas fibras nerviosas haciendo que se aumente la fuerza, la velocidad y la precisión de la señal.

-Por último, a medida que se activa un circuito específico, mayor es la cantidad de esa misteriosa sustancia que lo optimiza en términos de velocidad y precisión y así, tanto los pensamientos, como los movimientos, o las habilidades, son mas rápidos y precisos, es decir, más eficientes.

La habilidad es entonces eficiencia (velocidad y precisión) del circuito neuronal ocasionado por el aislamiento que le ofrece la mielina, sustancia milagrosa que rodea las fibras nerviosas en la proporción en que haya estímulos y “señales”. Haber llegado a las raíces biológicas del aprendizaje significa haber dado un giro verdaderamente coperniciano respecto de lo que significa aprendizaje y formación en el milenio”.

A veces es difícil estar siempre con la idea de aprender, requiere que enfoques toda tu energía y utilices todos los recursos de tu mente para seguir aprendiendo. Trata de que el proceso sea gozoso, te aseguro que valdrá la pena 🙂

Referencias: “El proceso químico de aprender” Germán Pilonieta

INTENCIÓN DEL MES DE MAYO 2019

Mi capacidad de aprender es interminable

Comparte con los hashtags #MiCapacidadDeAprenderEsInterminable y #SadhakYogaLife

Mantra del mes: Sahanavavatu Mantra

Postura del mes: Chaturanga dandasana

Mudra del mes: Jñana Mudra